03
Marzo
2021
|
09:53
Europe/Paris

Una sinfonía del caos organizado

Roger Dubuis ha demostrado sistemáticamente su predilección por el exceso y la extravagancia. Una inclinación que se suma a una determinación de desafiar las normas mediante un enfoque resueltamente expresivo y contemporáneo. Esta mentalidad de innovador en serie es fruto de la combinación entre los conocimientos radicales de ingenieros visionarios y relojeros increíbles. Se nutre de una obsesión diaria por diseñar y crear el futuro de la Alta Relojería. Poniendo sus competencias técnicas al servicio de la estética, y reinventando la tradición con una creatividad desatada que amplía todos los límites, Roger Dubuis introduce con orgullo una nueva interpretación de su repetición de minutos. Una experiencia reservada a una tribu de expertos apasionados de la relojería.

En 2021, Roger Dubuis vuelve a demostrar su planteamiento intransigente de la relojería con el lanzamiento de una reinterpretación desestructurada de una mentalidad impertinente y creativa: el Excalibur Diabolus in Machina. Este ejemplo de la incansable obsesión de Roger Dubuis con los desafíos presenta una valiente combinación de complicaciones dominadas por unos pocos relojeros: un mecanismo de repetición de minutos, junto con el tourbillon volante característico de la Casa relojera ginebrina, así como un sistema automático de doble micro-rotor. El Excalibur Diabolus in Machina, que reproduce con orgullo el tritono, el acorde conocido como diabolus in musica y prohibido en la música religiosa medieval, está equipado con otras dos funciones un indicador de disco de reproducción del tono y un dispositivo de seguridad «todo o nada». Disponible en oro rosa o platino con revestimiento DLC, este modelo resuelto y altamente contemporáneo ofrece una clara confirmación de que el diablo está realmente en los detalles. El Excalibur Diabolus in Machina, que combina eficazmente la maestría técnica con una estética atrevida, representa un claro ejemplo de cómo Roger Dubuis ofrece la manera más fascinante de disfrutar de la Hiperrelojería.

Un diseño rompedor sumado a pericia relojera diabólica

Cuando pides un deseo a una estrella, empiezan a pasar cosas increíbles. En este caso, Roger Dubuis desafía de forma deliberada sus propios códigos. En el Excalibur Diabolus in Machina, las históricas esferas Excalibur, formadas por números romanos y estrellas, han implosionado completamente en el movimiento, dando lugar a una arquitectura insólita pero totalmente equilibrada. Este diseño rompedor crea una armonía entre opuestos al fusionar la geometría rigurosa con el caos, dando pie a una hazaña de la relojería aún más compleja pero mucho más emocionante, puesto que no contiene ni un solo elemento posicionado al mismo nivel.

Tríada temporal

A esta sofisticación estética se suma una impresionante maestría técnica. Inventada como una manera de indicar la hora durante la noche antes de la llegada de la electricidad, la repetición de minutos se considera una de las complicaciones relojeras más exigentes. Es la única que obliga al relojero a hacer tantos ajustes manuales durante todo el proceso de ensamblaje para garantizar una sonería ideal. También es la única que exige un auténtico talento musical a su creador, que debe afinarla con gran delicadeza y maestría artesana, lo cual se asemeja en gran medida a la creación de un instrumento musical. Esta enreversada complicación auditiva constituye una parte integrante del legado del fundador de la marca, el señor Roger Dubuis, y es totalmente lógico que sus herederos ofrezcan una versión que rinda homenaje a este patrimonio pero que, al mismo tiempo, le dé una interpretación resueltamente contemporánea y pícara.

El Excalibur Diabolus in Machina demuestra su pericia diabólica con un pulsador que activa una sonería. La información de cada leva es leída mecánicamente por el sistema de palpador principal de la repetición de minutos, que la transmite a los rastrillos, permitiendo que los martillos golpeen los gongs. Estos últimos producen un tono grave para las horas, un tono agudo para los minutos y dos tonos para los cuartos, lo que permite al portador del reloj conocer la hora cuando lo desee. El tritono, que se compone de tres tonos o seis semitonos, también denominado tríada o quinta disminuida, representa un intervalo inquietante que no se ajusta a las expectativas de los oyentes. Por ello, representa un eco audible del planteamiento rompedor de Roger Dubuis en lo relativo a todos los aspectos de la relojería. En la época medieval, esta disonancia característica se conocía como «el acorde del diablo» o diabolus in musica, y estaba estrictamente prohibida en las composiciones religiosas. No obstante, siguió jugando un papel crucial en la armonía melódica compleja, apareciendo concretamente en el poema sinfónico Danza macabra de Camille Saint-Saëns y en la canción más famosa del grupo de heavy metal Black Sabbath. Agitando astutamente los cimientos del mundo de la repetición de minutos, Roger Dubuis ha elegido el sonido del tritono como sonería de la repetición de minutos de su Diabolus in Machina. Si se presiona el pulsador de la repetición de minutos entre las 9 y las 10 en punto, se activa la tonalidad disonante (afinada en do y en sol bemol), que resuena a través de materiales nobles y ofrece una experiencia auditiva fascinante.

Intriga visual y mayor seguridad

Entre los diversos avances técnicos fundamentales presentes en el Excalibur Diabolus in Machina se encuentran el indicador de disco de reproducción del tono a las 11 en punto. La activación de la repetición de minutos pone en marcha la rotación de este disco, que está fusionado con un número romano y presenta las palabras «horas», «cuartos» y «minutos». El resultado es una representación visualmente sorprendente de los intervalos temporales marcados por la sonería.

Un indicador de función adicional simplifica aún más el uso mostrando si el reloj está en posición de «cuerda manual» o de «ajuste de la hora». Además de realzar el diseño mediante su ingeniosa integración a las 4 en punto, este indicador cumple una útil función de seguridad evitando posibles daños al advertir al portador del reloj de que no ajuste el reloj mientras se esté reproduciendo la sonería de la repetición de minutos.

El mecanismo de «todo o nada», cuyo nombre refleja su importancia dentro del mecanismo de repetición de minutos, aporta una seguridad adicional al asegurar que no se pueda activar la repetición de minutos salvo que se haya pulsado a fondo el pulsador correspondiente. Así se elimina el riesgo de dañar el mecanismo activándolo de forma accidental, además de facilitar la comprensión del significado de la sonería, evitando que se reproduzcan indicaciones parciales y potencialmente confusas de la hora.

Reproducción de un acorde

Las enreversadas complejidades de este modelo se ven obviamente reforzadas por la decisión típicamente atrevida de Roger Dubuis de combinar este planteamiento desenfadado de la repetición de minutos con su característico tourbillon volante. Cada una de estas dos complicaciones relojeras conlleva sus propios retos técnicos y asociarlas dentro de un mismo modelo es el tipo de cometido reservado a los maestros relojeros más hábiles y experimentados.

Con objeto de garantizar que los amantes de la relojería disfruten de hasta el último detalle de la experiencia, esta serie certificada con el Poinçon de Genève y equipada con el Calibre 107 de Roger Dubuis viene en una imponente caja de 45 mm de oro rosa o titanio con revestimiento DLC, con una correa de cuero de becerro diseñada para ofrecer la máxima comodidad. Haciendo honor a su provocador e irreverente nombre, el Excalibur Diabolus in Machina toca un acorde inconfundible en los corazones y las mentes de una tribu apasionada de la reinvención de las reglas del juego por parte de Roger Dubuis.

Roger Dubuis

La descarga de adrenalina, un corazón palpitante, la seguridad y certeza de que algo está a punto de suceder: ADÉNTRESE EN EL FUTURO DE LA HIPERRELOJERÍA. Impertinente, excesivo, incisivo, intransigente y un poco loco: así es Roger Dubuis. Fruto de las ideas de dos visionarios revolucionarios, Roger Dubuis lleva dejando clara su manera de pensar desde 1995. Un espíritu innovador, un flagrante desinterés por las convenciones y un atrevimiento irreprimible son los pilares de su actitud osada, con el sólido apoyo de una Manufactura integrada. La icónica colección Excalibur encabeza sus relojes, de esencia inconformista e inconfundiblemente contemporánea. ¡Esa es la razón de ser de Roger Dubuis! Reír, gritar, rugir y, por encima de todo, crear... Para una exclusiva tribu que cree en el valor de darlo todo a cada paso. No hay reglas, nosotros mandamos. Inspirada en otras industrias punteras y diseños originales, la sofisticación técnica que no se conforma con los límites establecidos se combina con una pasión innata por demostrar, una y otra vez, que Roger Dubuis es sin duda la manera más fascinante de disfrutar de la Hiperrelojería. Consiga que cada segundo de su vida sea épico.